Haga clic para más productos.
No se encontraron productos.

Etapas del embarazo mes a mes

Creado por: alvaro maxbebés En: EMBARAZO En: Comentario: 0 Favorito: 141
Etapas del embarazo mes a mes | MaxBebés

Durante la gestación, las mujeres sufren importantes cambios que no sólo afectan a su organismo, sino también a algunos aspectos del comportamiento. Hay determinadas manifestaciones emocionales que hay que conocer para llevar a cabo los cuidados más apropiados, tanto a nivel físico como mental, en cada una de las distintas etapas del embarazo, mientras se prepara la llegada del bebé.

Los cambios físicos y psíquicos que se producen en las diferentes etapas del embarazo afectan por igual a las madres primerizas y a las que han pasado ya por esta experiencia anteriormente. Por supuesto, en cuanto a las molestias físicas y sensaciones personales, cada persona es única y, por tanto, la forma en la que percibe las sensaciones corporales y establece sus pensamientos, también lo es.

En este artículo vamos a ver las etapas del embarazo marcadas por los diferentes cambios que se producen en las embarazadas y por el ritmo biológico del desarrollo embrional y del feto, ya que, al igual que durante las etapas del desarrollo de un bebé en el primer año, durante la gestación los cambios son muy numerosos y muy rápidos.

El primer mes: comienza la aventura de la gestación

Cuando se produce la primera falta de menstruación por fecundación es muy habitual comenzar a sentir cansancio, malestar, náuseas, mareos, especial sensibilidad en los pezones y se suele estar mucho más sensible. Es común que aparezcan frecuentes cambios de humor dentro de las etapas del embarazo por mes.

Mientras, en el interior del cuerpo femenino, el óvulo que se ha unido a un espermatozoide se desplaza al útero donde se llevará a cabo la gestación. Allí, este óvulo fecundado, comienza a dividirse multiplicando el número de células, mientras comienza el ciclo del embarazo.

Cuando es un embarazo deseado, la mujer suele realizar test de embarazo con mucha frecuencia y está muy pendiente, por lo que enseguida podrá conocer la feliz noticia para seguir con total atención y precaución las etapas del embarazo.

No son pocos los casos en que, cuando existen desarreglos menstruales y no se va buscando un bebé con interés, un mes de embarazo puede pasar desapercibido. Lo normal es ir excusando algunos síntomas con otro tipo de explicaciones que no incluyen el proceso de embarazo.

El segundo mes: preparándose para los primeros cambios

En el segundo mes los síntomas y cambios en el embarazo se agudizan. Los vómitos son más frecuentes y se acentúan los mareos, el cansancio y las ganas de ir al baño a orinar constantemente, además de la somnolencia.

El cuerpo de la mujer se está preparando para la gestación.

Durante el segundo mes del calendario gestacional, las células adheridas a la pared del útero empiezan a transformarse en un embrión. Se empiezan a formar los principales órganos internos del futuro bebé y así será durante unas cinco semanas aproximadamente.

A partir de la quinta o sexta semana, se inicia la formación del feto: su corazón comienza ya a latir, también en este momento comienza a aparecer el cordón umbilical y el tubo neuronal que luego desarrollará la médula espinal, el sistema nervioso y el cerebro.

En este momento, dentro de las etapas del embarazo, el embrión tendrá un tamaño de 4,5 mm, mientras que, en las dos siguientes semanas, aumentará hasta 7,14 mm y continuarán desarrollándose órganos como el hígado. Es también ahora cuando aparecerán los ojos y orejas y, además, se forman los dedos de manos y pies.

El tercer mes: el embarazo ya es visible

En este momento empiezan a ser visibles ciertos cambios físicos en la futura mamá. Los más comunes son un aumento considerable de los senos, aureolas que comienzan a oscurecerse y agrandarse, ligero ensanchamiento de la cintura y cierto aumento de peso que no debe, normalmente, superar los dos kilos.

Todavía es posible que se continúen padeciendo náuseas y otros trastornos.

El embrión se convierte en un feto de entre 20 y 40 mm de longitud, con todos los órganos vitales desarrollados que, a través del cordón umbilical, recibe la oxigenación y nutrientes que necesita de la placenta para seguir creciendo.

Entre las semanas de gestación 11 y 12, la longitud cráneo- caudal del feto -la envergadura desde la cabeza a las nalgas- es ya de 6 o 7 centímetros y, en este momento, comienza a aparecer la piel, uñas y se empiezan a formar la parte exterior de los órganos sexuales, que aún no son reconocibles.

A partir de este momento el feto comienza a moverse.

Durante el primer trimestre del embarazo, hay que extremar las precauciones para que éste siga adelante, pues es el momento más crítico de la gestación y en el que se producen la mayoría de abortos involuntarios.

El cuarto mes, etapa crucial del embarazo superada

Sobre los 4 meses de embarazo comienzan a desaparecer los síntomas del embarazo típicos del primer trimestre, aunque se continúa teniendo mucha sensibilidad en los senos que siguen aumentando. A cambio, suelen aparecer otro tipo de problemas como el estreñimiento y dificultad a la hora de hacer las digestiones, además de comenzar a sentir cierta problemática para respirar.

Sin embargo, existen menos posibilidades de abortar, porque empieza a bajar el peligro a medida que se produce la evolución del feto, que ya mide aproximadamente 12 cm. Este hecho hace que sea ya posible apuntarse a clases de preparación del parto sin riesgos.

En este momento de la evolución de un embarazo, el futuro bebé empezará a tener movimientos reflejos y a chuparse el dedo. También comienza a flexionar sus extremidades y le aparecerá el pelo.

El quinto mes de desarrollo del feto

En este mes del crecimiento del feto, ya se sienten muy bien los movimientos y pataditas que tanta ilusión despiertan en los futuros padres durante el embarazo y que suelen ser más frecuentes cuando la madre se encuentra en reposo.

Además, continuarán los trastornos de estreñimiento y ardores digestivos, los síntomas de fatiga, y las ganas de orinar presentes en todas las etapas del embarazo.

La curva de la cintura da paso a una típica tripa de embarazo y obliga a cambiar el vestuario ceñido por prendas más cómodas y sueltas.

Al final del quinto mes, el desarrollo del feto es de unos 15 cm desde la cabeza a las nalgas y ya dispone del sentido auditivo que le permite escuchar sonidos. Por ello, es un buen momento para hablarle, cantarle y estimularle a través de melodías suaves, evitando discusiones y gritos.

Tras 22 semanas de gestación se puede apreciar, si coincide en el momento de la ecografía, como los peques pueden bostezar.

Es en este mes del embarazo cuando aparece una pelusilla por todo su cuerpo, a la vez que maduran sus pulmones y aparato digestivo.

El sexto mes del calendario gestacional

A medida que avanza el embarazo, se continúan padeciendo los trastornos anteriores y se suman los dolores lumbares, provocados por el aumento de la tripa, que hace que los movimientos sean menos ágiles y la fatiga más frecuente.

En el tercer trimestre del embarazo se pueden empezar a sufrir contracciones, pero no hay que alarmarse mientras que no sean continuas y dolorosas, porque son perfectamente naturales.

Comienza a ser un problema dormir boca arriba en este periodo de embarazo, porque el peso de la tripa no ayuda a la hora de tomar aire, así que es mejor dormir de lado e, incluso, utilizar cojines para acomodar los riñones y abdomen.

A mediados del sexto mes, el feto alcanza un tamaño de unos 16 cm, pasando a medir 22 cm al finalizar el mismo y su piel empieza a recubrirse de una sustancia grasa que le protege del líquido amniótico.

Entre el final del sexto mes y las primeras semanas del séptimo de embarazo, el pequeño también tendrá cejas y pestañas y puede recibir muchos estímulos exteriores a través de una mayoría de órganos sensoriales.

El séptimo mes, segundo trimestre de gestación superado

Aunque el volumen de la tripa haya aumentado durante el embarazo, es necesario realizar ejercicio, paseando o nadando. Esto servirá para mejorar la circulación sanguínea, favorecer la agilidad, la resistencia a la hora del parto y fortalecer los músculos de la espalda.

La preocupación ante la cercanía del parto hace que aumente el temor, por lo que es más fácil sentir ansiedad y muchas ganas de que el embarazo concluya para poder tener al bebé en los brazos. El tiempo puede pasar más rápido con lecturas sobre embarazo o descubriendo cómo elegir un cochecito de bebé.

A partir de este mes, el bebé puede llegar en cualquier momento, así que conviene tener preparada su ropa y cuna, por si se adelanta el parto.

El pequeño pasa muchas horas durmiendo dentro de la tripa materna, pero cuando está despierto se notan mucho más sus movimientos. Su tamaño aumentará hasta los 25 o 26 cm. al finalizar el mes.

El octavo mes, preparación para el parto

La tripa continúa aumentando al igual que el futuro bebé y comienzan a hincharse los tobillos por la presión que el volumen abdominal genera sobre el sistema circulatorio. Lo más recomendable para mitigarlo es realizar ejercicios específicos para mejorar la circulación de la sangre, alternando con reposo de las piernas elevadas.

Al mismo tiempo, se continúan con los paseos para prevenir la aparición de varices y que, a partir de ahora, también pueden ayudar a que el niño se encaje correctamente para el parto.

Además, como consecuencia de los problemas de estreñimiento, suele ser muy frecuente que aparezcan las dolorosas hemorroides en esta etapa del embarazo.

También pueden comenzar a romperse algunas capas de piel como consecuencia del aumento de volumen de la tripa. Mantener la hidratación de la zona con buenos productos es esencial para evitar estos inconvenientes.

Al finalizar el mes, el peque medirá unos 28 cm. de largo y puede cambiar de postura buscando comodidad.

El noveno mes: la etapa final del embarazo

Continuarán los trastornos respiratorios, dificultad para contener la orina, hinchazón de piernas o dolor de espalda entre otros. Esto, unido a la dificultad para conciliar el sueño y el cansancio diurno, hará que se agudicen las ganas de que se produzca el parto tras 9 meses de embarazo.

Al final del mes, el pequeño habrá alcanzado una longitud de entre 32-33 cm y sus ojos serán capaces de captar la luz al estar al final de las etapas de embarazo.

En este tiempo continuará aumentando de peso y, si no se ha colocado ya, lo hará situando su cabeza hacia el canal del parto, comenzando la cuenta atrás del tiempo de gestación de un bebé.

Llega el momento en el que la tripa comienza a descender, con lo que en las últimas semanas de gestación resultará más fácil respirar y se reducirán los trastornos digestivos y de acidez, aunque aumentará la necesidad de orinar continuamente.

A partir de este momento y, entre las semanas de embarazo 37 y 40, se producirá la dilatación del cuello del útero, que también se puede dar en el momento mismo del parto, una vez concluidas todas las etapas del embarazo.

Visita MaxBebés y encuentra las mejores ofertas para preparar la llegada del bebé. ¡Estaremos encantados de asesorarte!

Relacionado por Etiquetas

Comentarios

Deje su comentario

Menú

Código QR

Ajustes

Haga clic para más productos.
No se encontraron productos.

Compartir

Crear una cuenta gratuita para guardar tus favoritos.

Registrarse

Crear una cuenta gratuita para usar listas de nacimiento.

Registrarse